"Una Introducción al ARTE SONORO"

"El sonido evoca; es un fantasma, una presencia cuyo lugar en el espacio es ambiguo y cuya existencia en el tiempo es transitoria. La intangibilidad del sonido es siniestra –una presencia fenoménica tanto en la mente, que es la fuente de la cual parte, como alrededor suyo– y es por eso que se hace imposible distinguir del todo entre lo que se escucha y lo que se alucina" – David Toop








¿Qué es el arte sonoro? Para algunos, un asunto bastante complicado, para otros, risible. Tantos lo aceptan, tantos lo rechazan, tantos lo desconocen o afirman, que se vuelve un relato curioso ya por su concepto, porque pareciera estar y no estar. Así, decir 'arte sonoro' es mencionar un término que aunque aparece, se oculta, como un mito. Tomémoslo como un relato, eso del 'arte sonoro', de tal modo que pueda asumirse como un concepto amplio, ambiguo, tan misterioso y esquivo como el sonido mismo, a su vez tan fascinante, abierto y plural, como lo es también la manifestación sonora. A ratos su definición se complica también porque lo enfrentan y comparan a la música o a las artes plásticas, situándolo en algún lugar entre ambas, pero ese no es un lugar propio. ¿Será que lo tiene? Intentemos explorarlo, dado que como tiene su propio dominio, su propia materia, su propia red de relaciones y ambigüedades, no es descabellado que tenga su propio arte.










"La naturaleza aérea del sonido, y por extensión de la música, siempre implica algún grado de insustancialidad e incertidumbre, algún potencial para la ilusión o la decepción, cierta ambigüedad entre la presencia y la ausencia, lo lleno y lo vacío, el encantamiento y la transgresión. A través del sonido se cuestionan los límites del mundo físico, incluso amenazados o destrozados por la inestabilidad" 












 La de la dimensión aural y sonora, donde adopta una perspectiva abierta y comienza a superar las fronteras de lo musical, para abrirse campo lo inter-disciplinar, donde el sonido se reconoce como aparato ante todo, sonoro, y de allí crítico, estético, cultural, poético, socio-político por el hecho de preguntar en su mito de la forma en que lo hace y además constituirse en su práctica como una inter-conexión de prácticas y conceptos propios de otras artes y disciplinas. 







"La apertura del sonido y las artes plásticas a nuevas formas generativas de expresión, lo que algunos puristas calificarían como una contaminación entre las artes, ha introducido el concepto de mezcla, fusión, hibridación, o artes intermedias en una esfera global en la cual las denominaciones quedan tan difuminadas que implica un riesgo el calificar alguna actividad con una etiqueta pre-determinada." – Javier Ariza






Por ello no nos satisface aquí definirlo por la historia, sino por lo que sucede, perspectiva desde la cual eso que llamamos 'arte sonoro', aunque cuya emergencia tiende a ser situada en diversos compositores, ingenieros, artistas, investigadores o críticos, no es posible decir cuando comenzó o qué es en rigor. Además, como comenta el artista y escritor Alan Licht, "el arte sonoro mantiene la distinción de ser un movimiento de arte que no está atado a un específico período de tiempo, locación geográfica o grupo de artistas, y no fue nombrado sino hasta décadas después de que sus primeras obras se produjeran." Esto es importante, porque sugiera que el término como tal nace de prácticas y procesos que ya circulaban como una construcción histórico-cultural desde tiempo inmemorial, haciendo de su definición una necesidad secundaria y claramente abierta.









Sería aquí admisible creer que su definición poco importa para su existencia, de la misma forma a como la explicación de un fantasma, no necesariamente quita el susto. Esto implica una forma de valorar el sonido, de explorarlo en una dinámica diversa y con sus propias leyes de funcionamiento, donde lo que llamamos sonido es de por sí una construcción ambigua que aunque se presenta de forma aérea en el espacio físico, es también un fruto del imaginario de la escucha, donde lo que entendemos por sonido se construye también de lo intelectual y etérico, de las pasiones y los miedos, de las emociones y los mundos de la imaginación. El sonido es inmaterialmente material, inexplicablemente exacto, es una materia extraña.







(DALE CLIP PARA VER EL VIDEO)


Los sonidos son más cercanos a los sueños que a las realidades, lo cual hace que cualquiera de sus artes, siempre sea tan ilusoria como real, inmaterial y tangible, precisamente porque la naturaleza de los sonidos implica transición, paso, relación, actividad, verbo, movimiento constante. El sonido, continúa Toop, es "más cercano a los pensamientos, las emociones, los recuerdos y las sensaciones que a los objetos tangibles y las afirmaciones del mundo conocido, el sonido se desliza dentro del territorio de la mente para colonizar profundidades desconocidas e insinuar futuros posibles". En este sentido lo que llamamos sonido, aunque se manifiesta como fenómeno elástico y material que puede medirse en frecuencias y registrarse con grabadoras, ha sido escuchado y pensado, de muchas otras maneras. El fenómeno sonoro es en su naturaleza un evento plural, lleno de múltiples definiciones, presente en múltiples direcciones. Esto hace que sea siempre un espacio siniestro, fantasma, imaginario, logrado por un montón de fenómenos que solo tienen sustento en el sonido.




(DALE CLIP PARA VER EL VIDEO)

El 'arte de lo sonoro', al ser un concepto mucho más nuevo y basarse en gran medida en ciertas reflexiones sobre el sonido, logra una depuración y flexibilidad nueva ante las demás disciplinas, artes y ciencias donde se explore el sonido. Al partir desde el reconocimiento de su pluralidad, encontrada tanto en el mito como en la poesía, en los recuerdos o en la arquitectura, este 'arte del sonido' es fruto de muchas épocas, una construcción dinámica en sí misma. Por ello se abre no solo a utilizar el sonido para crear, sino a reflexionar sobre el mismo, continuando indagaciones de las ciencias, de la música y otras artes, de las humanidades, etc, sin dejar de integrarse a lenguajes, simbólicos, matemáticos, metafóricos, etc, y de paso reconociendo el fenómeno sónico como espacio múltiple, que no necesita de discurso, pero al rededor del cual se pueden generar una gran cantidad de estos.






Esta exótica galería de definiciones del sonido, le permite ser concebido desde muchas perspectivas, por lo que para poder hablar de un 'arte del sonido', se hace necesario condensar una definición abierta del sonido mismo, de tal manera que pueda hacer su propia metamorfosis, transformarse a su antojo y no depender de alguna de sus versiones. Sería este un proceso que tiende al 'sonido' pero nunca lo alcanza. Es una cuestión inagotable que conduce al 'arte sonoro' a cobrar un sentido de pregunta, de apertura que lo ubica como forma de arte en varios contextos artísticos que se dirigen a un universo de manifestaciones sonoras. El teórico Douglas Kahn, prefiere por ello hablar de 'sonido en las artes' más que de 'arte sonoro', por tanto en nuestra búsqueda de definiciones abiertas, cae bien su perspectiva, ya que su concepción del sonido implica una apertura notable donde éste es asumido como general en "sonidos, voces y auralidad – todo lo que podría caer entre y en contacto con el fenómeno auditivo, tanto si implica eventos sónicos o auditivos reales o ideas sobre el sonido o la escucha; sonidos oídos en la realidad o en el mito, en la idea, o la implicación; sonidos oídos por todo el mundo o imaginados por una persona; o sonidos conforme se fusionan con lo sensorial en conjunto”.










El sonido se abre de esta manera a la concatenación de sus diferentes definiciones y formas de ser, incluyendo incluso valores estéticos que normalmente serían del dominio de la arquitectura, la pintura, la escritura, etc, pero aquí replanteados dada la materialidad del sonido, siempre en tránsito, siempre en movimiento. Esto expone la materia sonora a una estética plural e indeterminada que se alimenta de la condición material del sonido para indagar en su textura, cuerpo, masa, morfología, superficie, dinámica, de tal forma que permite una reducción hacia lo sonoro en sí mismo, a su consideración concreta y cuasi-plástica, donde se puede plantear como escultural, concreto y acusmático. Sin embargo, todos estos conceptos deben entenderse desde una perspectiva nueva que no pretenda ni limitarlos a una analogía con lo sólido y tangible, a su vez cuestionando los valores que otorgamos a estas nociones de lo que son las cosas, cómo se conectan y qué las constituye. Es un grave error considerar la materialidad del sonido en los mismos términos que utilizamos para acercarnos al mundo de los denominados objetos (sólidos, tangibles, etc), como si se tratara de 'cosas', dado que en el sonido estamos en realidad lidiando con fantasmas, que se esfuman sin dejarse atrapar, situación que plantea una nueva relación con la percepción misma.













GRACIAS POR LEER

si te quedó alguna duda quizas algunas referencias latinas ayudarán aclarar un poco más el concepto

(CLIP ACÁ +VIDEO)


Comentarios

Entradas populares