COSAS QUE NO SABIAS (LA CIMÁTICA): "El Arte y la Ciencia de ver la Geometría del Sonido"

En los recovecos del hermetismo y la exploración alquimista moderna, se halla el nombre de Hans Jenny (1904 - 1972), físico y científico natural suizo simpatizante de la antroposofía y arduo explorador de los fenómenos de la vibración, los cuales indagó en profundidad en múltiples vías, aunque especializandose en un fenómeno particular que había descubierto un par de siglos atrás el físico, filósofo y músico alemán Ernst Chladni (1756 - 1827), uno de los padres de la acústica moderna.



El fenómeno –que se conoce como “patrones o figuras de Chladni”– consiste en la generación de patrones visuales de resonancia en membranas y platos metálicos, utilizando un clásico método de activar las superficies mediante un arco de violín. La técnica de Chladni, como explica en su libro Descubrimientos en la teoría del sonido de 1787, consistía en cubrir una superficie con un poco de arena para frotarla luego con el arco, logrando así una serie de vibraciones que hacían mover la arena, la cual se ubicaba de acuerdo a la vibración en patrones geométricos.











       https://www.youtube.com/watch?v=jCCgXSPkDa4





Aunque este descubrimiento ha desembocado en una amplia variedad de desarrollos que incluyen desde la construcción de violines y guitarras hasta exploración de electrones en la física cuántica, hubo un campo fascinante que se desprendió, el cual Jenny bautizó: la cimática, la cual expande a otros rumbos la exploración de Chladni y se inicia precisamente con los estudios posteriores, como los de Hans Jenny, quien fue más allá del arco y la superficie cuadrada para explorar en profundidad la forma como otros estados de la materia tomaban formas de acuerdo a la vibración del sonido, haciendo tangible lo intangible, visible lo invisible, revelando la poesía interna de los átomos que, danzando, edifican el cosmos.




https://www.youtube.com/watch?v=05Io6lop3mk





La idea del sonido como elemento del universo es quizás de las teorías más antiguas de la humanidad, presente en múltiples culturas y con una importancia especial en filosofías y religiones orientales. En los Vedas, por ejemplo, el sonido puede hallarse como equivalente a Dios, al Ser o en general a la existencia de todos los fenómenos. Siempre se ha hablado de la vibración y lo sonoro como manifestación fundamental e incluso, si nos remontamos a la ciencia, la vibración es central en el desarrollo de múltiples ramas y disciplinas, desde la física hasta la química, pasando por las matemáticas y la astronomía. Rotación, vibración, oscilación, resonancia, frecuencia, que harían soñar en formas unificadas de comprensión de la naturaleza a personajes como Tesla o Kepler y que, en la cimática encuentran una fascinante expresión. En los cuadernos de Leonardo Da Vinci, por ejemplo, se encuentran anotaciones de sus observaciones de una table que, al ser golpeada, genera una serie de patrones en el polvo que se halla sobre esta.
Lo maravilloso de la cimática es su naturaleza mestiza entre ciencia y poesía, entre estética y matemática. Belleza y número se encuentran, como si se tratara de una oda pitagórica a la naturaleza, pero hallada en pleno siglo XX a partir de los experimentos de Jenny con partículas, fluidos y otros materiales, donde la geometría aparece entre el sonido y la materia y queda registrada en vídeos y fotografías que serían parte de sus documentos de investigación.



Aunque es un mundo de exploración relativamente nuevo, ya desde Galileo y Hooke o incluso más atrás en la creación de cuencos chinos de la dinastía Han (202 AC - 9 DC) –que se frotan llenos de agua y producen ciertos patrones– puede hallarse una búsqueda similar, que va a ser teorizada con rigor por Chladni y continuada por otras eminencias de la acústica y la exploración artística, como el inglés Michael Faraday y sus estudios de la vibración en agua, petróleo y granos, o su compatriota Lord Rayleigh, ganador del nobel de física junto a William Ramsay por el descubrimiento del elemento argon y reconocido por su estudio de las ondas y fenómenos sísmicos, por ende seguidor del trabajo de Chladini, evidente en su libroTeoría del sonido, donde incluye un capítulo dedicado a las vibraciones en platos.
No podríamos olvidarnos de dos mujeres que continuaron el trabajo de la cimática iniciado en el siglo XIX hasta la primera mitad del XX. La primera es Margaret Watts-Hughes, quien inventó un dispositivo llamado Eidofono (Eidophone) a partir de una cámara resonante de madera con una membrana elástica encima, similar a un tambor, la cual activaba mediante un tubo por medio del cual introducía su voz, generando diferentes formas en materiales ubicados en la membrana. Actualmente este modelo es explorado por la artista Grace Digney, quien imprime firmas sonoras de la voz a partir de Edidofonos.







https://www.youtube.com/watch?v=Z19uyhqWrH8





La segunda investigadora a destacar es Mary D. Waller, quien también se inspiró en los modelos de Chladni pero enfocó su estudio en la simetría y la exactitud, desarrollando interesantes exploraciones con respecto el trasfondo matemático del fenómeno de la cimática, utilizando también platos pero creados con materiales más avanzados.



Ilustración de Mary D. Waller



Entre todos estos genios del sonido y la acústica, aparece Jenny, quien acuña el término cimática (derivado del griego “kyma” que designa “onda”), de donde se abre una extensa experimentación expandida hoy día en numerosos científicos, artistas e investigadores, algunos utilizando dispositivos caseros, otros mucho más finos y profesionales, pero todos compartiendo la idea de indagar en la geometría del sonido y la generación de patrones en diferentes fluidos, tanto para fines de la acústica como para exploraciones estéticas, como vimos alguna vez en el alucinante proyecto Sonic Water:









Comentarios

Entradas populares